Contenidos:

−¿Estás cansado de irte y dejar todo a la deriva? ¿Huyes?

−¿Sientes que no puedes superar fácilmente las relaciones de tu pasado?

−¿Recuerdas a diario esas relaciones que no te hicieron feliz?

−¿No puedes dejar tu relación actual?

Si las respuestas a las interrogantes anteriores son afirmativas, quiere decir que estuviste o estás en una relación tóxica que no has podido superar o que seguramente no quieres superar, y eso pareciera ser muy normal, pero no lo es. Sin embargo, estas relaciones afectan tu equilibrio emocional y eso que llaman paz mental, en consecuencia condicionan de manera negativa tu vida.

¿Cómo son las relaciones tóxicas?

Cada relación tóxica tiene su característica particular, sin embargo, algunas coinciden en lo mismo tanto las sentimentales, sociales como de trabajo.

Una relación tóxica es aquella que:

  • Condiciona tu forma de actuar y de pensar. Eres lo que el otro desea que seas y dejas de tener sentido crítico y de individualidad. Te vuelves dependiente.
  • En las relaciones tóxicas siempre hay un afectado, es la víctima constante del maltrato psicológico y en algunos casos físico.
  • Una relación tóxica no da libertad de expresión, de creencia, de ideología y de escogencia. NO HAY LIBERTAD. Haces lo que el otro desea para su beneficio individual más no colectivo.
  • Se vulnera el espacio de la víctima, no hay intimidad.
  • Se minimiza, ignora los problemas y puntos de vista de la víctima.
  • La víctima de la relación tóxica siempre cumplirá lo que el otro le ordene, se mimetizará a su imagen y semejanza.
  • Se denigran las acciones y pensamientos del otro. Frases como: “así no es”, “eso está malo”, “no sirves para nada”, “esperaba más de ti”, “no fue gran cosa lo que hiciste”, “deja de quejarte”, son normales en las relaciones tóxicas.

Como puedes suponer, superar o salir de una relación así no es fácil, pero tampoco es complicado todo dependerá de tu autoestima, valía y la fuerza que tengas para decir: ¡Hasta aquí llegamos!, y este panorama puede presentarse en tu casa, en tu trabajo o en una academia, como también con tu pareja.

6 Consejos para superar una relación tóxica

Si eres víctima de una persona tóxica o un grupo tóxico, no lo permitas, ten presente que vales mucho más de lo que crees y que eres un ser único en el mundo y por ello y mucho más, eres importante.

Las personas que se someten a estas relaciones y a sus fantasmas, suelen presentar:

  • Una autoestima baja.
  • Temor al cambio.
  • Ser sumisos ante los demás.

Pero superarlo es más fácil de lo que crees, por eso, te invitamos a:

  • Amarte y aceptarte tal cual eres.
  • Tener fuerza y templanza en la toma de tus decisiones, si decides finalizar una relación, no evoques los momentos negativos vividos, todo es un aprendizaje y como tal debe ser considerado. Llena tu vida de momentos gratos que te permitan sepultar lo vivido.
  • Sé consciente de que estás o estuviste en una relación tóxica y neutralízala. Quizás ese es el paso fundamental que necesitas para vivir nuevamente.
  • No te concibas como una persona dependiente de alguien o de algo. Por sí solo puedes hacer muchas cosas por ti y por la humanidad.
  • Respétate para que te respeten y siempre respeta a los demás.
  • Elimina de ti cualquier sentimiento de culpa. No eres culpable de lo que viviste solo fuiste víctima.

Y por último, suelta el pasado, suelta el presente que te hace daño, reinicia tu vida y sigue hacia adelante. Experiencias nuevas te esperan para gozar, aprender y disfrutar. ¡Sé feliz!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*