Contenidos:

La celulitis infecciosa también llamada celulitis bacteriana es un trastorno de la piel que suele ser doloroso y si no es tratado puede llegar a ser mortal. Es una infección cutánea producto del ingreso de estreptococos y estafilococos a la piel a través de las roturas, cicatrices o poros abiertos.

El área afectada por la celulitis infecciosa, se caracteriza por mostrar los siguientes síntomas:

  • Mostrar un aspecto inflamado y rojo.
  • Ser dolorosa al tacto o al movimiento de la zona, sensibilidad extrema.
  • Presentar tensión y calentura por la inflamación.
  • Supurar en la zona focal (si presenta un absceso).
  • Tener fiebre corporal superior a los 38ºC.
  • Aumentar los ganglios linfáticos cerca de la zona afectada.

En este sentido, si esta infección no se trata con antibióticos se puede expandir a los ganglios linfáticos y de ahí al torrente sanguíneo, de aquí lo preocupante de la infección y su grado de letalidad. La celulitis infecciosa no solo puede causar septicemia sino la muerte.

Diagnóstico

Cuando la persona evidencia en su piel cualquier anomalía que comparta algunos de los síntomas mencionados anteriormente, tiene que asistir al especialista (dermatólogo, infectólogo, urgenciólogo), para proceder al diagnóstico respectivo.

El médico realizará una evaluación de los síntomas y para descartar cualquier otra patología ordenará una prueba sanguínea y también el estudio de una muestra de la piel afectada en el laboratorio.

Tratamiento

La celulitis infecciosa o bacteriana es tratada con antibióticos orales en un período de 14 a 21 días, estos pueden ser:

  • Clindamicina.
  • Cefalexina
  • Cefadroxilo.

Los antibióticos deben ser tomados en el horario que establezca el médico en su respectiva dosis, también es necesario realizar un seguimiento de la evolución de la lesión. Para aliviar el dolor, el especialista puede recomendar paracetamol, acetaminofén, dipirona u otro analgésico.

Si el paciente sigue las recomendaciones del médico poder evidencias las mejoras de los síntomas en un plazo de 5 a 8 días.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Algunos de los factores que aumentan el riesgo de desarrollar una celulitis infecciosa son:

  • Un sistema inmunológico debilitado, a causa de enfermedades crónicas como (VIH, diabetes, leucemia).
  • Lesiones (quemaduras, cortes de la piel, poros infectados).
  • Enfermedades de la piel (hongos, herpes, pie de atleta, eccema, dermatosis crónicas).
  • Antecedentes de celulitis, algunos estudios indican que existe la predisposición de repetirse la celulitis infecciosa.

¿Celulitis infecciosa o erisipela?

La celulitis infecciosa o bacteriana puede ser confundida con erisipela, ambas alteraciones cutáneas presentan una sintomatología similar. No obstante, algunas de las diferencias son:

Nº 1. Profundidad de la lesión

La erisipela afecta una capa superficial de la piel. La celulitis infecciosa afecta a mayor profundidad la piel y tejido subcutáneo.

Nº 2. Tejido infectado

La erisipela muestra una gran mancha roja (tejido infectado). La celulitis infecciosa presenta manchas pequeñas y de un rojo intenso por lo que se dificulta identificar el tejido infectado.

No obstante, la erisipela y la celulitis infecciosa presentan los mismos síntomas, pero la profundidad de la infección varía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*