Cómo cuidar nuestra piel cuando sufrimos de alergias

Nuestra piel es el órgano más grande cuya función es principalmente protectora, estando en contacto permanente con el medio ambiente. Normalmente, la piel nos protege de factores externos que podrían dañarnos, como las bacterias y los virus, evitando que ingresen a nuestro cuerpo. Pero la piel no siempre hace frente a los ataques externos, ya sea como resultado de un cuidado o estilo de vida inadecuados, por lo que los patógenos logran atravesar la barrera cutánea. Las consecuencias son picazón severa, eccema y secado excesivo de la piel.

Cuanto mejor se cuida la piel, más segura es la protección contra bacterias y virus no deseados. Aunque consta de tres capas, la piel es delicada. Los ingredientes agresivos que se encuentran en cosméticos y detergentes o el cuidado inadecuado de la piel pueden atacar esta capa protectora y hacerla permeable, simplificando la penetración de sustancias del exterior, como los alérgenos.

En el caso de las personas alérgicas, además del tratamiento médico de la alergia al polen, el cuidado adecuado de la piel debe convertirse en una rutina, como cepillarse los dientes. Solo con el cuidado adecuado puede la piel recuperar el equilibrio y proporcionar la protección que el cuerpo necesita.

Folículos pilosos: puntos de acceso para el polen

El polen puede ingresar al cuerpo a través de la piel y puede llegar al sistema circulatorio a través de los folículos pilosos. Es importante evitar que el polen penetre y reducir tanto como sea posible el estrés que los alérgenos causan al cuerpo. Para esto es importante que la piel tenga una forma impecable.

Según los resultados de estudios recientes, los expertos recomiendan mantener el equilibrio de la piel porque solo la piel impermeable podrá evitar que el polen ingrese al cuerpo.

Lee también  Bienestar y satisfacción en la tercera edad

Los productos especiales dedicados al cuidado de la piel de personas alérgicas son una medida adicional para la protección contra el polen. El complejo de sustancias activas en lociones y cremas protege las enzimas de la piel y reduce el riesgo de que el polen ingrese a la piel.

Cuidado de la piel durante la primavera

Si bien los cosméticos regulares pueden atacar la piel debido a las sustancias agresivas en el contenido, las cremas y lociones para personas alérgicas son muy ligeras y la piel puede tolerarlas fácilmente. Esto es aún más importante esta temporada. Se recomienda a las personas con alergias que se laven la piel y el cabello antes de acostarse para eliminar cualquier rastro de polen acumulado durante el día.
Dado que el contacto prolongado de la piel con el agua puede afectar el equilibrio de la piel, es importante utilizar champús especiales y soluciones de lavado para personas con alergias. A menudo, las personas afectadas por alergias terminan en un círculo vicioso, lavando la piel con demasiada frecuencia y exponiéndola a un estrés excesivo.

Las personas que desean disfrutar del aire primaveral y del sol, a pesar de la alergia al polen, no deben olvidarse de aplicar cremas y lociones especiales. De este modo, la piel estará protegida contra la penetración de polen no deseado y, como efecto secundario, será delicada y sedosa.

Recomendamos



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *